Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 15 de abril de 2014

Navarro Valls: Wojtyla era santo desde siempre por su forma de comunicar a Dios


«Ya desde los primeros tiempos, cuando estaba cerca y trabajaba con él, y las primeras veces que lo vi simplemente rezando. En esos momentos tuve la certeza: este hombre es un santo; tiene una intimidad con Dios que es tan evidente que esto corresponde a la característica de la santidad según los criterios de la Iglesia católica».

Son palabras de Joaquín Navarro-Valls, el ex-director de la Sala de Prensa vaticana, sobre Juan Pablo II, que el 27 de abril será añadido a la lista de los santos, en compañía de Juan XIII, por Papa Francisco. Navarro Valls, que está viviendo con emoción particular estos días que preceden la canonización del Pontífice polaco de quien fue vocero durante 20 años, habló de su relación con Wojtyla con la Radio Vaticana. 

«Recuerdo nuestro primer encuentro con la intuición, porque todavía no era evidencia, de una página nueva para la historia del Pontificado. A Juan Pablo II –cuenta Navarro Valls–, tan joven, como Papa, con esa tenacidad, con esa apertura, con esa alegría, ese carácter propositivo, lo veía como una página nueva en la historia del Pontificado. Y hoy, con el tiempo, esto se confirma y se multiplica para toda una generación. Fue un punto de referencia a quien se podía acudir, no solo en cuestiones de historia de la Iglesia, sino de la historia de la humanidad a todos los niveles, desde los intelectuales hasta la gente común y corriente».

domingo, 13 de abril de 2014

Domingo de Ramos bendición de Juan Pablo II


sábado, 12 de abril de 2014

Encuentro internacional sobre las JMJ Rio 2013 – Cracovia 2016 (2 de 2)


Al inaugurar el Encuentro internacional sobre las JMJ en Sassone, Ciampino que finaliza mañana Domingo de Ramos, engarzando con la Celebración diocesana de la XXIX JMJ en la Basílica de San Pedro,   El Cardenal Stanislaw Rylko, Presidente del Pontificio Consejo para los laicos,  definió a las JMJ una “provocación de la creatividad y fantasía misionera”, un “gran signo de esperanza”, un “don inmenso”.
Comenta Isabella Piro de Radio Vaticana haciendo referencia a citas del Cardenal Rylko.

El encuentro de Ciampino es una retrospectiva de la JMJ de Rio de Janeiro 2013, pero mira hacia delante, al encuentro mundial de los jóvenes que se realizará en Cracovia en 2016. “Las JMJ – dice el Card Rylko – se han convertido en parte integrante de la pastoral juvenil a nivel mundial” reafirmado por  “la importancia del proyecto pastoral del cual son portadores en la Iglesia”.  Haciendo de esta manera un balance de la JMJ “carioca” - la primera para el Papa Francisco – primer pontífice latinoamericano, el cardenal Rylko la define como “revolucionaria” capaz de “un impulso misionero de una fuerza extraordinaria para toda la Iglesia y para las generaciones jóvenes”,  “una semilla gigantesca de la Palabra de Dios”, sobre todo en los corazones de los jóvenes. Y ahora – subraya -  esta “gran aventura de la fe” continúa camino a Cracovia 2016, donde la JMJ tendrá lugar a 25 años de aquella extraordinaria experiencia de Czestochowa en 1991”.
Durante este tiempo, sin embargo, ha recordado el cardenal Rylko, Polonia ha cambiado, también la Iglesia local, el mundo de los jóvenes y se plantean  por lo tanto nuevos desafíos pastorales que claman por “respuestas entusiastas”. “En particular – evidenció Rylko – la nueva generación de jóvenes necesita una nueva generación de operadores pastorales,  testimonios convincentes y auténticos de Cristo y de su Evangelio.    Dos son pues los aspectos fundamentales de la JMJ de Cracovia a ratificar en la JMJ de Cracovia: el tema de la misericordia, inspirado en un versículo de las Bienaventuranzas y escogido por el Papa Francisco como lema del encuentro, y la figura de Juan Pablo II, que antes de aquella fecha será declarado santo.  Los jóvenes de todo el mundo que se reunirán en Cracovia “rendirán gracias por la canonización de este gran Pontifice, protagonista indiscutible de encuentros históricos, incansable peregrino del Evangelio,  gran profeta de nuestros tiempos, fundador de las JMJ”, que “confiaba en los jóvenes y veía en ellos sus aliados indispensables en el proyecto de la nueva evangelización”.
Por lo tanto en 2016 en Cracovia “Juan Pablo II volverá a estar entre sus jóvenes como Santo Patrono, un Amigo del cielo en quien confiar”. “Con gozo y gratitud” concluye el Cardenal Rylko, la Iglesia polaca espera ansiosa este gran encuentro, consciente a su vez del  “fuerte sentido de responsabilidad por la expectativa del mundo entero”.  En el programa en curso hasta el domingo con la participación de 250 delegados provenientes de 90 países de cinco continentes y representados por 45 movimientos eclesiales, nueve comunidades y asociaciones juveniles de esperaba con gran curiosidad el “social movie” “Bota Fé – pone fe en tu vida” sobre la JMJ de Rio 2013.  El domingo finalmente todos participaran de la Santa Misa de Ramos presidida por el Papa Francisco en la Plaza San Pedro a las 9.30. La celebración coincide con la 29ª. JMJ diocesana y la solemne entrega de la Cruz de la JMJ y el icono mariano de la Salus Populi Romani por parte de los jóvenes brasileños a los jóvenes polacos que la llevaran en peregrinación hacia Cracovia.


Joaquín Navarro-Valls: “El milagro más grande de Juan Pablo II era su vida cotidiana”


Trabajó, codo con codo, durante 22 años con Juan Pablo II. Joaquín Navarro-Valls es una de las personas que mejor conoció al papa polaco. Los recuerdos junto a él son innumerables pero destaca que Juan Pablo II siempre sonreía.

JOAQUÍN NAVARRO-VALLS
Exportavoz del Vaticano
"El buen sentido del humor que tenía, con los chistes que contaba y que nos pedía que contáramos nosotros... Cómo decirlo, es como una dimensión diferente de la santidad. La santidad en las cosas comunes de cada día, en las cosas cotidianas. Cuando me preguntan, '¿usted ha visto algún milagro?'. Digo, 'sí, el milagro más grande que todavía no he visto escrito en un libro: su vida cotidiana'. Cómo trabajaba, cómo aprovechaba el tiempo y cómo hacía chistes con las personas de su alrededor. Tenía un increíble humor”.
Recorrió junto al Papa cinco continentes en 128 viajes y lo acompañó en momentos tan decisivos como la histórica visita a Cuba o el Jubileo del Año 2.000. Horas y horas compartidas por un Papa y un periodista y también por dos amigos. Como entonces, el exportavoz vaticano explica también hoy siente muy cercano a Juan Pablo II.

JOAQUÍN NAVARRO-VALLS
"Me han dicho: '¿le echa de menos?' Contesté: 'no'. '¿Cómo si usted estaba siempre con él?'. 'No, no le echo de menos'. '¿Me lo puede explicar?'. 'Sí, naturalmente'. 'Dependía del tipo de trabajo pero pasaba dos o tres horas con él. Ahora puedo estar en contacto con él 24 horas a diario. No le echo de menos'”.
No todo el mundo puede decir que ha podido ver cómo su jefe se convierte en santo. En ese día tan señalado, Joaquín Navarro-Valls tiene un mensaje para Juan Pablo II.

JOAQUÍN NAVARRO-VALLS
"Ya he decidido qué le diré en la ceremonia. Le diré: 'Juan Pablo II, gracias, gracias por la obra maestra que, con la ayuda de Dios, has hecho con tu vida'.

El 27 de abril, día de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII, será una jornada especial para todos los católicos pero, sin duda alguna, lo será más para quienes compartieron su vida con estos futuros santos de la Iglesia católica.

Fuente: Rome Reports

viernes, 11 de abril de 2014

Slawomir Oder: Juan Pablo II una “memoria siempre viva”



El postulador de la causa de canonización de Juan Pablo II, Mons. Slawomir Oder habla de la fuerza del «mensaje de la misericordia» del Papa polaco, que desde Roma se ha extendido a los confines del mundo. Escribe  y entrevista Angelo Zema para Roma Sette


«He estado en el extremo norte del Canadá, en el pueblo de Rankin, donde el obispo local le ha entregado una reliquia de Juan Pablo II a una anciana que le había presentado un testimonio de una espiritualidad muy profunda.  Su mensaje realmente llega a los confines del mundo»  Mons. Slawomir Oder, en su oficina en el tercer piso del Palacio Lateranense donde trabaja como Vicario Judicial del Tribunal de Apelación del Vicariato de Roma, cuenta a Roma Sette acerca de uno de sus últimos viajes alrededor del mundo. Como postulador de la causa de canonización de Juan Pablo II, con una tarea que alcanza su culmen el 27 de abril, con la proclamación del Papa Wojtyla santo, se ha convertido en realidad en una especie de testigo itinerante de la fe y del caudal espiritual del pontífice polaco amado en todo el mundo. La fotografía de aquel pedazo de tierra de América del Norte será incluida en un documental polaco que será presentado en la Vigilia de la canonización: un relato de Juan Pablo II a través de las historias de personas sencillas que de alguna manera han estado en contacto con él o han sentido de manera profunda su testimonio, aun sin haberlo conocido jamás. Es el caso de la anciana de Rankin, un pequeño poblado Inuit en la costa nor-occidental de la Bahia de Hudson. También allí, en el Ártico, resuena el mensaje del Papa que ha gritado «Abrid las puertas a Cristo»  y que ha contribuido a atenuar con la fuerza de la Palabra los sistemas políticos que oprimían al hombre detrás de la cortina de hierro. Es esta la fuerza que el postulador – rector de la Iglesia de santa Maria Inmaculada y San Jose Benedetto Labre, donde se custodia una reliquia del Papa Wojtyla – subraya con énfasis. Una fuerza que, a una distancia de nueve años de su muerte no se ha extinguido.

La presencia de Juan Pablo II aún continúa viva?
Si por cierto. Los testimonios son muchísimos: siguen llegando cartas a nuestras oficinas, el peregrinar a la tumba del pontífice es constante,  el enorme movimiento de peregrinos que se está movilizando para participar en la celebración de la canonización….  Pero también los pedidos de la reliquia itinerante que a partir del día de la beatificación está recorriendo las periferias del mundo, para decirlo al estilo Papa Francisco, con el fin de fortalecer la fe.

Una gran devoción entonces.  Pero cuál es la atención primordial que ha notado al contenido del mensaje de Juan Pablo II?
El Papa Francisco es el mejor intérprete de esta realidad: el mensaje de la Divina Misericordia, uno de los pilares del pontificado de Juan Pablo II, el aspecto mariano, el de la vida sacramental. El mensaje de la misericordia esta en el corazón de la gente. Y en el corazón se renueva, como un eco, también aquel grito de «Abrid las puertas a Cristo»: lo he notado en muchas personas que lo han convertido en  lema de sus vidas y que han encontrado fuerza para seguir adelante aún en situaciones particulares.

Hay alguna historia que considera más significativa? 
El documental del cual hablaba me ha permitido entrar en contacto directo, no solo epistolar,  con la gente. Me ha impresionado mucho por ejemplo, la devoción a la Divina Misericordia propagada en el contexto del genocidio de Rwanda: en los años `90: para muchos ha representando un punto de referencia fuerte para sobrevivir, para volver a comenzar. Otra historia se refiere a la vocación de una religiosa de origen birmano, que ha descubierto la llamada orando ante la tumba de Juan Pablo II y le ha sido fiel  no obstante la difícil situación de aquel país: un signo de primavera para aquella Iglesia.

 A medida que se acerca la fecha de la canonización, el pensamiento regresa a los años de trabajo cumplidos para alcanzar esta meta. Cuáles son los recuerdos más significativos?
Estos nueve años, vistos desde la meta alcanzada, me parecen tan solo un instante. Y sin embargo fueron años de trabajo. Recuerdo de manera muy viva todas las diferentes etapas: ante todo la apertura de la fase diocesana, la solemne clausura en San Juan de Letrán, la historia del milagro en Aix-en-Provence, ocurrido aun antes del inicio de la fase diocesana para el reconocimiento de las virtudes heroicas. Recuerdo con emoción cuando abría el sobre en el cual se hablaba de la curación de Sor Marie Simone-Pierre,  las ansias de una respuesta que no llegaba acerca del contacto con la señora Floribeth en Costa Rica: ahora miro todo esto como si fuesen anécdotas, pero han marcado mi vida. Y también, el gozo de la autorización de las virtudes heroicas, por el decreto del primero y después del segundo milagro, por la celebración de la beatificación en la cual he podido ver en los ojos del Papa Benedicto el gozo de la Iglesia y he podido sentir la oración del pueblo de Dios que se alegraba con este santo.  
  
Hay algún testimonio que le haya emocionado mas durante el proceso?
Viajando por el mundo, debo admitir que los mensajeros en muchos casos han sido testimonios preciosos sobre la vida de Juan Pablo II, sobre todo durante los viajes apostólicos.  Impresiona también fuertemente la actitud del Papa hacia el fin de su vida, cuando pasaba toda la noche en oración, y esto nos hace comprender de donde provenía esa extraordinaria fortaleza espiritual que caracterizaba a este hombre ya tan frágil físicamente.

Cuáles fueron los ecos por el mundo después de la beatificación?
Han nacido en todo el mundo grupos de oración inspirados en la espiritualidad de Juan Pablo II. Han surgido familias religiosas inspiradas en él, y algunas vocaciones, como aquella religiosa birmana, florecieron gracias a él. Una iniciativa muy hermosa fue la construcción del monasterio de vida contemplativa Mater Ecclesiae en Lagos, Nigeria, donde los cristianos viven tiempos de prueba y no es fácil convivir con el Islam.  Quiero subrayar además la «peregrinación» de la reliquia de Juan Pablo II, una ocasión importante para la catequesis de su magisterio y para acercarse al sacramento de la reconciliación.

Cual ha sido la relación del Papa Wojtyla con Roma y como percibe el sentimiento de los romanos después de su muerte?
Juan Pablo II fue Obispo de Roma con todo su corazón. Lo confirmaba siempre, con las palabras, con gestos, en toda ocasión, durante sus visitas. Recuerdo el testimonio de algunas personas que compartían la oración del Rosario recitada por el Papa para Roma. En una ocasión a uno de los huéspedes le mostro su casa: «yo sé donde vive usted, conozco mi ciudad, mi diócesis» En Roma fui invitado por muchas parroquias, en mi iglesia ha surgido un grupo de oración, en la ciudad se ha organizado la primera asociación dedicada a él y oficialmente reconocida por el cardenal vicario. Roma se siente muy unida a Juan Pablo II. Recuerdo el encuentro con una señora, una hebrea, que me dijo haber vivido dos veces la muerte de su padre: la segunda fue cuando murió Juan Pablo II. Si, su memoria esta siempre viva.
9 de abril 2014 
(traducido de Roma Sette) 


jueves, 10 de abril de 2014

Encuentro internacional sobre las JMJ Rio 2013 – Cracovia 2016 (1 de 2)


Ayer llegaban a Roma unos 250 delegados procedentes de 90 países y de 45 comunidades, asociaciones y movimientos juveniles católicos, los organizadores de la pasada JMJ Rio  y de la próxima 2016, que a partir de hoy participan en Sassone, comuna de Ciampino (Linea Roma-Albano) del encuentro que se llevará a cabo hasta el próximo 13 de abril y cuya clausura coincidirá con la JMJ local el próximo Domingo de Ramos. “Las JMJ – dijo el Cardenal Rylko, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos – se  han convertido en parte integrante de la pastoral juvenil a nivel mundial”.
 
En el encuentro se hablará de los resultados de la “milagrosa” JMJ de Rio 2013 y de los preparativos para la próxima peregrinación intercontinental de la JMJ que se realizará en Cracovia, “la ciudad de Juan Pablo II”,  entre el 23 y 26 de julio de 2016.

El pasado 7 de abril El Comité organizador de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (Rio de Janeiro, julio 2013) encabezado por el cardenal Orani Joao Tempesta, arzobispo de San Pablo, fue recibido en audiencia por el Papa Francisco, quien bromeando le dijo que los “cariocas son unos ladrones porque me robaron el corazón”. 
 Después – hablando más seriamente  y  refiriéndose al milagro de la multiplicación de los panes y los peces” expresó que “ese milagro vivido en la Jornada de la Juventud se debe repetir todos los días, en cada parroquia, en cada comunidad, en el apostolado personal de cada uno!


Ayer miércoles era día de acogida de los participantes. Hoy comenzó la “fiesta de la fe y de la fraternidad” con oraciones y asamblea: saludos, análisis de los frutos pastorales, de la dimensión organizativa de la JMJ Rio 2013, y un video del discurso del Santo Padre Francisco, sobre la JMJ de Rio (4 de septiembre de 2013).

Mañana viernes ya inicia el camino “Hacia Cracovia 2016”: aspectos pastorales y presentaciones  de los diferentes Comités y equipos de trabajo, con una introducción del Cardenal Stanislaw Dziwisz, Arzobispo de Cracovia. Se tratarán a su vez aspectos organizativos (logo, himno, servicios, catequesis, celebraciones principales, voluntarios, etc.)
El dia terminará con la Santa Misa presidida por el cardenal Dziwisz, cena y velada organizada por los delegados polacos.

El sábado está dedicado a las JMJ y su integración en la pastoral juvenil ordinaria. El encuentro comenzará con la Santa Misa presidida por el cardenal Stanislaw Rylko.  El Secretario del Consejo Pontificio para los Laicos Mons. Josef Clemens ofrecerá una conferencia “El compromiso de la Iglesia a favor de los jóvenes: de Juan Pablo II a Papa Francisco). Seguirán debates y testimonios. El discurso conclusivo del encuentro estará a cargo del cardenal Rylko.
La clausura oficial será el Domingo de Ramos con la Celebración diocesana de la XXIX JMJ, cuyo lema este año es  «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mt, 5,3). Presidirá la Santa Misa el Santo Padre Francisco.
La despedida de los participantes del encuentro será en el Centro Internacional Juvenil San Lorenzo, la “casa” de la Cruz de las JMJ. 


miércoles, 9 de abril de 2014

Mons. Piero Marini: Wojtyla, un pastor santo en medio del pueblo – la oración el centro de su vida



Con ocasión de la canonización de Juan Pablo II vemos aparecer nuevos libros casi a diario. Esta vez se trata de “Giovanni Paolo II – L´uomo, il Papa, il santo” obra que fue presentada esta tarde en la “Universidad del Papa” el Angelicum,  Pontificia Universidad de Santo Tomas de Roma y durante la Audiencia General de hoy se le entregó un ejemplar al Papa Francisco.

Entre los testimonios que contiene el libro hay uno del Arzobispo Piero Marini, que fuera Maestro de Celebraciones Litúrgicas Pontificias durante el pontificado del Papa Juan Pablo II. Alessandro Gisotti de Radiogiornale Vaticana ha entrevistado a Mons. Marini, quien actualmente se desempaña como Presidente del Pontificio Comité para Congresos Eucarísticos Internacionales. Gisotti le pregunta a Mons. Marini acerca de su primer encuentro con Karol Wojtyla.

Marini - Mi primer encuentro con Karol Wojtyla fue en Cracovia, en 1973, durante un viaje del cardenal Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, a quien acompañé por casi todas las diócesis de Polonia. Allí vi por primera vez a este arzobispo de Cracovia, muy amable…. Recuerdo sobre todo su cercanía con la gente.  De las celebraciones de las Misas que aun recuerdo bien están primero la Misa de san Estanislao, con una gran peregrinación, interminable: después la Misa en una parroquia de Nova Huta, que el mismo había construido – recuerdo esa cercanía con la gente y veo en el sobre todo al pastor tal como lo había delineado el Concilio Vaticano II. Recuerdo que después de aquellos momentos, siempre seguía un encuentro con la asamblea, con la gente:  fuera del templo se quedaban con el.  Recuerdo aquellos campesinos que venían probablemente de Zakopane, vestidos con sus trajes regionales….Me causo una bellísima impresión, la  de un pastor cercano, digamos “al estilo Francisco”: un pastor que verdaderamente sentía “el olor de las ovejas” verdaderamente.

Usted estuvo junto a Juan Pablo II durante mucho tiempo.  En algún momento pensó  “Este hombre es un santo?”

Marini - Si, en realidad la reflexión sobre su santidad, al menos en lo que a mi experiencia se refiere, la he tenido muchas veces, sobre todo cuando lo veía tan concentrado en la oración, antes de la celebración, durante la celebración y después.  Pensar en su santidad,  sin embargo, fue algo que ocurrió  más tarde, reflexionando precisamente sobre su vida, y por primera vez de modo más serio con ocasión de la beatificación, recordando su forma de ser, su modo de ser en relación con la gente.  Recuerdo que al inicio de su Pontificado, cuando al final de la Misa se mezcló con la gente y el ceremoniero trataba de detenerlo…. Asi es, para mi la Beatificaciòn ha sido la verdadera ocasión para reflexionar sobre su vida, repensando también el Concilio que nos había recordado a todos los sacerdotes, a los obispos, que podemos ser santos sin hacer cosas extraordinarias, sino haciendo bien el deber de cada uno.  Y así he comenzado a reflexionar sobre su santidad, que no era la santidad de un líder, sino la santidad de la vida cotidiana:  de aquello para lo cual lo había llamado el Señor primero en Cracovia y después como obispo de toda la Iglesia durante su pontificado.  Ha convertido en extraordinarias las cosas ordinarias de la vida! 

Usted estaba literalmente a  unos pasos del latido del corazón de Karol Wojtyla cuando celebraba la Misa: que le impresionaba más de la dimensión orante de Juan Pablo II?

Marini - Creía en aquello que hacia! Cuando rezaba, rezaba porque creía en su oración. No temía orar en público, de hacer gestos que quizás le hubiesen presentado dificultades a otros.  Era un hombre autentico, que tenía sus momentos de intimidad, de coloquio con Dios. Esta era la sensación que me daba a mí y aun hoy me edifica pensar en aquellos momentos de oración que comenzaban ya en la sacristía.  Una oración que era personal, pero a su vez sencilla y cercana a cualquiera de nosotros, como la oración de las cuentas del Rosario, o las veces que hacia detener el auto en algún momento del viaje para celebrar la Liturgia de las Horas….Era un hombre para quien la oración figuraba en primer lugar.

Todos recordamos el grito contra la mafia del Papa en Agrigento y recordamos también las imágenes: usted estaba detrás suyo, a pocos pasos del Papa. Este coraje, este “no tener miedo”  - encarnado tan bien en aquel momento – es para usted una faceta de la santidad de Karol Wojtyla?

Marini - Si, era el coraje de un hombre convencido. El me lo comentaba varias veces: “Yo soy un Papa bueno, cercano, amable en la vida y en las relaciones con los demás, pero muy diferente cuando se trata de defender los principios!” Y para él la vida era uno de los principios que defendía. Recuerdo aquel momento en Agrigento, aquel grito del Papa, tan cargado de convencimiento, de coraje, que casi daba miedo. Recuerdo más o menos lo mismo en Varsovia, durante una celebración en la cual defendía la vida en el seno materno. Esos eran los momentos en los cuales irradiaba todo ese convencimiento que llevaba adentro y que era el fundamento de su forma de ser cotidiana.  

(traducido deRadiogiornale Radio Vaticana)