Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 20 de septiembre de 2014

Juan Pablo II y Albania (2 de 2)

Súplica del Papa Juan Pablo II a Maria, Madre del Buen Consejo, durante el Regina Coeli, el domingo 25 de abril de 1993 en Escútari



"Deseo renovar ese acto de consagración filial, a fin de que el camino de Albania prosiga siempre bajo la protección especial de María.

¡Virgen del Buen Consejo, a ti se eleva la súplica de este pueblo, que te ama y honra desde tiempo inmemorial! Hoy Albania te entrega sus esperanzas y sus penas, sus deseos y sus necesidades, las abundantes lágrimas derramadas y el anhelo de un futuro mejor. Dirige tu mirada, oh Madre, hacia este pueblo, acoge sus propósitos generosos y acompáñalo en su camino hacia un porvenir de justicia, solidaridad y paz.

Y vosotros, queridos hermanos y hermanas, confiad en esta Madre. María conoce el camino de la vida y sabe muy bien lo que vuestro corazón desea. No os da ideologías falaces y transitorias, sino la persona de su hijo Jesús, camino, verdad y vida, en quien resplandece el misterio de Dios y del hombre.

¡Maria os proteja siempre! Proteja todos los rincones de vuestra tierra; llegue hasta los albaneses residentes en los Balcanes y hasta los que se hallan esparcidos por el mundo. Que la intercesión poderosa de María obtenga la paz sobre todo allí donde desde hace ya demasiado tiempo se libra una guerra absurda, que hace derramar sangre fraterna.

Madre del Buen Consejo, ¡abre las mentes y los corazones, y asegura a Albania y a toda la humanidad el don de la concordia y la paz!


Oh Señora de Escútari, patrona del pueblo albanés, ¡ruega por nosotros!"

Juan Pablo II y Albania (1 de 2)

El 22 de abril de 1993  presentaba sus credenciales el primer embajador de Tirana (Albania) ante la Santa Sede.

En su discurso el Papa reconocia que  Albania atravesaba un momento nada fácil debido a la pesada herencia dejada por el viejo régimen.  Y llamaba a la joven democracia a abrazar con ambición y orgullo el objetivo de superar la estrechez de la estructura reinante hasta entonces y a resolver los graves problemas que atravesaban,  para asi consolidar nuevas estructuras dentro del marco de las convenciones internacionales.


El mismo 22 de abril el Papa Juan Pablo II visitaba 
el Santuario Madre del BuenConsejo  de Genazzano, considerado también el Santuario del pueblo albanes porque la tradición cuenta que la misma imagen que se venera en Scutari (Albania) apareció prodigiosamente en Genazzano el 25 de abril de 1467.  Alli concurría asiduamente también la Madre Teresa de Calcuta, la última vez el 10 de junio de 1993.  Una copia fiel de la imagen de este Santuario fue bendecida por el Papa Juan Pablo II y entronizada por él mismo durante su visita a Scutari el 25 de abril de 1993.


Y asi el  25 de abril de 1993 el Papa Juan Pablo II  visitaba Albania,  un país básicamente ateo, tras casi cincuenta años de régimen comunista.  Fue una visita de tan solo un dia, y era el primer Papa que visitaba el país.  El programa incluía la visita a Scutari (un 40% de católicos) y donde se encontraba el único seminario del país, que alojaba entonces 52 seminaristas. En Tirana, en cambio los católicos eran unos 10.000 sobre una población de 250.000 habitantes.  Toda Albania contaba entonces con tan solo 16 sacerdotes diocesanos, 45 religiosos y 155 religiosas.  

En la catedral de Scutari, que los comunistas habían transformado en un centro deportivo, el Papa consagró a cuatro obispos albaneses, entre ellos los de Scutari y Tirana.  Después, antes de volver a Roma, se dirigió a la nación albanesa en la plaza Scanderbeg de Tirana. Radio Vaticano rememoraba este momento:


“El sol se había ya puesto en Tirana cuando Juan Pablo II comienza a hablar. Pero las personas que llenan la plaza Scanderbeg saben que hay una luz más grande que les ilumina. Y que no se puede apagar. Es la luz de la fe el Cristo, que ha resistido en el corazón de los albaneses a los largos y fríos días oscuros del invierno comunista. Karol Wojtyla, el Papa venido de Polonia, que sabe bien qué sufrimientos han atravesado los cristianos albaneses, ha querido estar en Albania para compartir la alegría por la libertad reencontrada y para honrar la fe indestructible del pueblo albanés.”


Era la víspera de la festividad de Nuestra Señora del Buen Consejo,  y en el Ángelus Juan Pablo II expresaba “En la solemne celebración, que acabamos de concluir en la catedral, se bendijo la primera piedra del nuevo santuario dedicado a la Virgen del Buen Consejo. Destruido dos veces en el curso de la historia, volverá a surgir como símbolo de la fe indestructible del pueblo albanés. La ordenación de vuestro arzobispo y la primera piedra de vuestro santuario, punto de referencia de la fe de todos los creyentes de Albania, constituyen de este modo dos signos alentadores de una comunidad que reanuda su camino con nuevo vigor y con responsabilidad más consciente.
También recordaba a los fieles que hacía un año, el 26 de abril de 1992 en ese mismo lugar el  nuncio apostólico, mons. Ivan Dias, en presencia de eclesiásticos, sacerdotes, religiosas, autoridades civiles y un gran número de fieles, consagraba a Albania a la Virgen del Buen Consejo. 



Se cumplia casi una utopia: la visita de un Papa a  un país que había inscrito el ateísmo a fuego en su Constitución y en su gente. Un país que había impuesto el ateísmo de estado, con una persecución activa y violenta de todas las religiones,  instituciones, líderes y  creyentes. Aun desde la antigua Yugoslavia con un régimen comunista Albania era vista como un país que vivía en ostracismo, aislado del resto del mundo con las historias de terror más increíbles. Yo misma recuerdo la impresión que me causó cuando – estando en el lago Ohrid, aun durante el gobierno comunista en Yugoslavia – nos comentaron que el lago dividía esa parte de Yugoslavia que era Macedonia y Albania, que la parte albanesa estaba minada y por el limite corría un cerco electrificado.


viernes, 19 de septiembre de 2014

Juan Pablo II: humilde icono de Cristo en la enfermedad


“Clavado en un lecho de hospital, el de la habitación 1022 del reparto Solventi Uno, en la décima planta del Policlínico a. Gemelli, afectado del mal de Parkinson, en la silla de ruedas, encorvado, balbuciente, mudo, abrazado al Crucifijo, Juan Pablo II se transformò en humilde icono de Cristo, “ostensorio” viviente, precisamente en los últimos años de su Pontificado.
No pocos han criticado esa “ostentación del sufrimiento”, el espectáculo mediático de la enfermedad, pero asì como Cristo no descendió de la cruz, también aquél que eligió como su Vicario habría de permanecer clavado hasta el fin. “En aquella fotografía – explica visiblemente conmovido Arturo Mari, su fotógrafo oficial, refiriéndose a la del Viernes Santo de 2005 – esta toda su vida. El Santo Padre no podía ir a la procesión, pero ha participado enteramente en el Vía Crucis. Oraba ante la pantalla”.
Empezando desde el día del trágico atentado del 13 de mayo de 1981, para Juan Pablo II el camino del Via Crucis se hizo cada vez más agotador.


El profesor Francesco Crucitti le salvó la vida en una operación dificilísima de cuatro horas. Pero el proyectil también había herido al Papa en el dedo y en el codo, y allí le intervino el profesor Gianfranco Fineschi, entonces facultativo de la clínica ortopédica del Policlínico Gemelli, que con el tiempo se convirtió en amigo de Juan Pablo II. Todos saben lo frecuentemente que el Santo Padre ha tenido que ser paciente del Gemelli, pero no todos saben que el médico al que ha dado más trabajo, tras el cirujano que le salvó la vida, es justamente el profesor Gianfranco FIneschi. “Me impactó mucho la sobria humildad ocn la que el paciente declaró que se ponía en mis manos, en las que confiaba sin resrevas – cuenta l cirujano – y por tanto sin hacerme sentir condicionado por el hecho de que fuerael Papa”.
11 de noviembre de 1993: tercera convalecencia del Santo Padre tras una fractura con luxaciones en el hombro derecho. “Esta vez he vuelto por usted”, bromeó, viendo llegar al profesor. Su humor significó un verdadero recurso ante las molestias de ciertas exigencias terapéuticas a las que se enfrentaba diariamente. En 1994 se realizó la operación más larga del profesor Gianfranco Fineschi, cuando el Pontífice se rompió la cadera resbalando en la ducha – “como puede pasarle a cualquiera, y me ha sucedido también a mì”.
“Una operación perfectamente conseguida – prosigue el facultativo, ahora jubilado – Así,  después de esa operación surgió la amistad”. Una cercanía, la de Fineschi y Wojtyla, hecha de reconocimientos oficiales, si – el profesor recibió la más alta insignia honorífica vaticana – pero también de llamadas confidenciales.   Me encontraba cenando con amigos en la Toscana, en una casa de campo,  cuando sonó el teléfono. La casera vino a decirme: “Profesor, hay alguien al teléfono que pregunta por usted”. Era el 23 de diciembre, y el Papa quería felicitarme para la Navidad…. Mientras más una persona es realmente elevada, más humilde y modesta es”.
Confirmando esa extraordinaria humildad, fecundada en la cruz de la enfermedad, esta también el recuerdo de la madre de Alberto, uno de los niños del grupo de oncología, abrazado por Juan Pablo II antes de despedirse del Policlínico. “Fue el mismo el que abrió la puerta. Abrazó uno por uno a nuestros niños, los acarició, murmuró palabras afectuosas, y lo mismo hizo con nosotras, las madres presentes en aquel momento….”
Un año después, en 1995, murió Sor Ausilia, la jefa de sala que lo asistió tras el atentado y en las siguientes convalecencias: la enfermera que lo hizo sonreír haciéndole ver las películas de Don Camilo y Peppone, y lo definió como “un paciente fácil, fácil”.
“Vivía abandonándose completamente a la voluntad de Dios – testimonia el doctor Renato Buzzonetti, medico pontificio y personal de Juan Pablo II.  Un momento de auténtico heroísmo fue el que siguió a la traqueotomía en marzo de 2005. Despertándose de la anestesia, Juan Pablo II ya no podía hablar.  Y escribió con caligrafía incierta, en polaco: “Que me habéis hecho”….Pero totus tuus”.
“Obrando la redención mediante el sufrimiento, Cristo ha elveado el sufrimiento humano a nivel de redención. Por lo tanto, todo hombre, en su sufrimiento, puede hacerse partícipe del sufrimiento redentor de Cristo” (Salvifici Doloris, 19).
El enfermo no se desfigura, sino que se transfigura por el sufrimiento: puede aceptar con “orgullosa humildad” la semejanza con Cristo crucificado,  y participar activamente ne bien de la Iglesia y de toda la humanidad, o bien negarse a reconocerlo, esconderse en su cruz y renegar de si mismo.
En un mundo secularizado en el que a menudo el dolor ya no tiene sentido y la enfermedad es vista como inútil o embarazosa, Juan Pablo II, con sus últimos días de enfermedad y sufrimiento, ha enseñado en primera persona, con extraordinaria humildad, la dignidad de la persona humana enferma y sufriente.
Su catequesis más elocuente, reconocida por el doctor Renato Buzzonetti, su médico personal, que celebra la “enfermedad aceptada en la estela del Crucificado, no como humillación y condena, sino como don de gracia y supremo canto a la vida humana convertida en signo de contradicción y de esperanza”, la llevó a cabo en Lourdes, los días 14 y 15 de agosto de 2004.
Fue su último viaje internacional. Doliente, gravemente limitado en sus movimientos, se vio obligado a interrumpir la lectura de su invocación a María ante la gruta de Massabielle, y a que fuera el cardenal Etchegaray quien leyera su mensaje a los enfermos: “Estoy con vosotros….Comparto con vosotros un momento de la vida marcado por el sufrimiento, mas no por esto menos fecundo…Siempre he tenido una gran fe en el valor del ofrecimiento, de la oración y del sufrimiento de aquellos que sufren”. Enfermo entre los enfermos, se convirtió en testimonio viviente de lo mismo que había enseñado veintiún años antes, delante de la  misma gruta. Arrodillándose ante la gruta de Massabielle, alcanzó la meta de su peregrinación.”
Domitia Caramazza – Totus Tuus Nr. 10, octubre 2008


sábado, 13 de septiembre de 2014

Bernard Lecomte: Historia de Karol – el profesor universitario (2 de 2)

En los primeros tiempos viaja de noche cada dos semanas y a a las 5 de la mañana se baja en la estacón de Lublin. En esa época llevaba ocho horas recorrer los trescientos cuarenta kilómetros entre las dos ciudades. El viaje menos incómodo es de noche en coche-cama […]  ¿Por qué habrían, pues, de asombrarse si el profesor Wojtyla, habiendo dormido pocas horas, se cae de sueño durante la lección de metafísica? Tanto más que Karol, un «enamorado de Dios» no aprovecha las largas pausas para descansar en compañía de sus colegas, charlando tranquilamente ante una taza de té, sino que se le ve a menudo intentando orar en la capilla o leyendo el breviario. El éxito universitario, que a muchos eclesiásticos se les sube a la cabeza, no aleja al futuro Papa de lo esencial. A una ex discípula encargada al término del año académico de entregarle un ramo de tulipanes en agradecimiento de parte de todos los estudiantes, el profesor Wojtyla, conmovido, le pide gentilmente que le lleve las flores a la Virgen.


En la primavera de 1955, los estudiantes de la KUL se quedan estupefactos cuando el profesor Wojtyla les propone un retiro de dos días en el Monte Pewla, cercano a Zywiec, en las montañas de Tatra, en vez de la acostumbrada celebración de fin de año en la capilla de la universidad La mayor parte de aquellos jóvenes no olvidará jamás el comentario sobre la encíclica MysticiCorporis Christi realizado en plena naturaleza, bajo el cielo estrellado de los Cárpatos […]
Después en 1957, irá a hospedarse a otro convento, el de las ursulinas “negras” en el centro de la ciudad nueva. Un arco, una puerta escondida, una escalera de madera de encina que lleva al largo pasillo del primer piso con aroma a cera. En el pasillo, el padre Wojtyla, apenas llegado de la estación de Lublin, hace el Vía Crucis con las religiosas. Siempre encuentra tiempo para rezarle a la Virgen de Czestochowa en una capilla contigua, antes de encerrarse a trabajar en una habitación que mira sobre el claustro antiguo. […] Los meses de invierno – esquíes a la espalda y breviario en el bolsillo – parte al ataque de los montes preferidos. […] Al retornar la bella estación, guarda los esquíes y se concede otras diversiones. En mayo, con la mochila a sus espaldas, trepa por los senderos de Turbazac, una de sus metas preferidas. Y entre el 15 de julio y el 1 de agosto, con un grupo de veintidós jóvenes entusiastas, baja a kayak la Czarda Woda y cruza el lago Wieprznickei […] en su mochila, con su tienda, lleva una pila de libros para discutir durante los descansos […]


Entre una y otra hazaña deportiva, el profesor Wojtyla imparte lecciones en la KUL, donde sus compromisos van en aumento. En primer lugar, participa en un mayor número de seminarios y multiplica las conferencias: presenta dos conferencias ante la sociedad científica de la KUL. Una sobre «Dos concepciones de la libertad» (en abril) y otra sobre «Los fundamentos del perfeccionismo ético» (en octubre); en el Instituto de Cultura religiosa superior (IWKR) tiene una conferencia sobre «La ética del matrimonio». Al reabrirse el año académico 1936-1937 se le asigna también la misión de enseñar teología moral. Y cuando el profesor Bednarski parte para Roma, deposita en su pupilo la responsabilidad de todos los departamentos. A partir de aquel momento Wojtyla deberá cumplir con ocho horas semanas de clases y seminarios.[..]
Uno de sus estudiantes, el entonces seminarista Romuald Walder, recuerda que Wojtyla llegaba al seminario, al número 3 de la calle Mickiewicz, vestido de manera poco usual a la de los tradicionalmente bien vestidos profesores de Cracovia y en lugar de un sombrero negro llevaba su gorra de cuero, que había llamado la atención de las religiosas ursulinas de Lublin, y sobre una sotana gastada, llevaba siempre la misma chaqueta de paño grueso. «Cuando entraba en el aula, dejaba el abrigo sobre la silla y todos podíamos ver que sus ropas eran bastante más modestas que las de la mayor parte de los estudiantes».
Estudiantes, seminaristas, y jóvenes en general; el padre Wojtyla experimenta enorme satisfacción en escuchar, formar, reunir a adolescentes, chicos y chicas, que son para él una fuente de gozo y una razón de vida.

Bernard Lecomte, Giovanni Paolo II

  

viernes, 12 de septiembre de 2014

Bernard Lecomte: Historia de Karol – el profesor universitario (1 de 2)



A principios del verano de 1953, cuando el “Tygodnik” fue cerrado repentinamente, Karol está por finalizar la tesis de doctorado sobre Max Scheler y busca relatores en vista de la defensa. Es una etapa importante al inicio de una carrera universitaria, y para el ex alumno del instituto de Wadowice aquella formalidad intelectual y administrativa es una consagración […] Precisamente, a fines del mismo año 1953, desde Moscú a Varsovia, los sucesores de Stalin se disputaban crudamente su herencia política, y la situación era peligrosamente tensa en toda Europa oriental. […]
En Cracovia, las autoridades atacan al instituto más antiguo de la Universidad, la “pontificia” facultad de teología, fundada en 1397, que, tal como su nombre indica, depende directamente del Papa. Las jerarquías comunistas de Varsovia habían asumido como propia la célebre y despreciable ocurrencia de Stalin: «¿Cuántas divisiones tiene el Papa?» La venerable facultad es clausurada de repente en octubre de 1954. Un evento histórico: la reválida de la habilitación de Karol Wojtyla es el último acto oficial de la facultad de teología de la Jagellonica, previo a su clausura […].
En 1954, los comunistas también apuntan a la prestigiosa universidad católica de Lublin (KUL): arrestan al rector, suspenden a algunos profesores, amenazan a los estudiantes, cierran la Facultad de Derecho.  Un artilugio administrativo – el recurso al antiguo estatuto de la pre-guerra, que sigue vigente – permite al cuerpo docente crear in extremis la facultad de filosofía […]. El futuro Papa será designado “profesor adjunto” y deberá garantizar tres horas de lecciones por semana, pagas con vacaciones, en el departamento de ética y filosofía bajo la dirección del profesor Bednarski. […]. La KUL es un lugar único, una excepción, una especie de milagro en esa postguerra tan atormentada. [.] Fundada en 1918, la institución goza de excelente reputación. En los años cincuenta, el profesor Wojtyla enseña en el aula 33, llena hasta rebosar de estudiantes de otras facultades, alineados en filas apretadas  a lo largo de las paredes. Terminada la lección, baja al primer piso, en las pequeñas aulas de filosofía con montones de libros, donde los graduados preparaban sus tesis. El profesor Wojtyla no da las clases sentado, leyendo ex cátedra los mismos apuntes año tras año, sino que se pasea sobre la tarima de la cátedra, con la cabeza gacha y los brazos  a la espalda, sin consultar apuntes. Tiene la costumbre de repetir las mismas coas de diversas maneras, desde varias perspectivas, reiterando los argumentos más importantes y haciendo, cada poco una síntesis para estar seguro que el mensaje ha sido entendido. […]

Bernard Lecomte, Giovanni Paolo II  (publicado en Totus Tuus Nr3, marzo 2007)

martes, 9 de septiembre de 2014

La paz es el futuro: Comunidad de Sant Egidio


Religiones y Culturas en Diálogo,
100 años después de la Primera Guerra Mundial
Amberes, 7-9 de septiembre de 2014

Hoy clausura el XXVIII Encuentro InternacionalHombres y Religiones organizado por la Comunidad de Sant'Egidio,  una comunidad donde encuentran lugar todos los estratos de nuestra sociedad, desde los amigos en la calle y en la cárcel, enfermos y discapacitados, jóvenes y ancianos: todos llamados a una solidaridad sin límites y diálogo continuo

Cristianos, musulmanes, judíos, delegaciones de las Iglesias orientales y de las reformadas se han dado cita en la ciudad de Amberes (Antverpen) en Belgica. Sant Egidio eligio esta localidad respondiendo a la exigencia de llevar el “espíritu de Asis” al mundo de hoy, sin dejar perder el recuerdo de la historia y sin renunciar al compromiso en el presente, que nos pide "conservar encendida la lámpara de la esperanza, orando y trabajando por la paz", como dijo el Papa Francisco recibiendo en audiencia a los participantes en el Encuentro de Roma el 30 de septiembre de2013.” 


El encuentro comenzó el domingo pasado con una celebración eucarística en presencia de representantes de las iglesias cristianas y de las comunidades eclesiales.
En los días posteriores lunes y hoy martes se realizaron 25 mesas redondas con temas varios, todos referidos a la paz, al dialogo y a la convivencia entre religiones y culturas. La mayoría de las ponencias ya pueden encontrarse en la pagina web oficial de Sant Egidio. En la pagina web oficial leemos que “además de centrar la atención en los conflictos y en las tensiones internacionales todavía en curso, así como en la responsabilidad de las religiones y de las personas de buena voluntad en construir un mundo solidario en el que crezca la cultura de la tolerancia y de la vida, el encuentro ha afrontado, entre otros, los temas del desarrollo sostenible, la inmigración, la pobreza, la educación a la paz, el martirio en el tiempo presente, la violencia de matriz religiosa, la unidad de los cristianos o el diálogo con el islam.

La clausura de  hoy incluyo un Llamamiento de paz y compromiso:


“Hoy asumimos la responsabilidad de la paz cuando muy pocos sueñan con ella.Las religiones dicen hoy con más fuerza que ayer: no hay guerra santa; eliminar al otro en nombre de Dios es siempre una blasfemia. Eliminar al otro utilizando el nombre de Dios es solo horror y terror. Cegado por el odio, quien actúa así se aleja de la religión pura y destruye la religión que afirma defender….Detener la violencia es posible. Quien utiliza la violencia siempre desacredita su causa. Todo se pierde con la guerra….Sí, que Dios conceda al mundo el futuro, que es la paz.”

Invito visitar posts etiquetados Sant Egidio en este blog y en el blog Francisco nuestro Papa

lunes, 8 de septiembre de 2014

La Virgen del Cobre en los jardines vaticanos


¡ Madre de la reconciliación!
Reúne a tu pueblo disperso por el mundo
Haz de la nación cubana un hogar de  hermanos y hermanas
Para que este pueblo abra de par en par
Su mente, su corazón y su vida a Cristo,
Único salvador y Redentor,
Que vive y reina con el Padre y el Espìritu Santo,
Por los siglos de los siglos. Amen
 al coronar la Virgen el 24 de enero de 1998 durante su viaje a Cuba) 

Un sincero homenaje a la Virgende la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, que hoy 8 de septiembre, el mismo dia que en todo el mundo celebramos el cumpleaños de María, Madre de Jesús celebra su día. 
La Virgen del Cobre  cuenta con una larga trayectoria desde aquella imagen original que hallaron tres buscadores de sal flotando sobre las aguas identificándose ella en una tablilla que se leia: Yo soy la Virgen de la Caridad.

Su historia nos regala además un hecho milagroso y significativo más reciente, del siglo pasado.  Hacia 1961,  en los primeros años de la  revolución cubana,  la imagen que había sido colocada al lado de la Bahia  desapareció y de ella nunca más se supo hasta que en 1975 un  católico de origen libanés,  que paseaba por la playa,  viera algo que brillaba entre la maleza de la orilla y se encontró con la imagen de la Virgen.

Una réplica de esta imagen, que había sido regalada por los obispos cubanos a Benedicto XVI acaba de ser entronizada en losjardines vaticanos entre otras 13 imágenes de Italia y otros países. Con ocasión de la entronización de esta imagen en los jardines vaticanos ocurrió algo indudablemente  singular,  pues para unirse al evento se lanzaron al vuelo las campanas de algunos templos cubanos!
Sigue emocionándome el cariño y la especial unión de Juan Pablo II con el pueblo cubano, conocedor el,  por haberlo sufrido en carne propia, de las penurias, persecuciones y angustias de un pueblo que no puede gozar de un don tan preciado como es la libertad. .

El Papa Francisco envio un mensaje al pueblo cubanopara la celebración de su Patrona alentándole a  «Tener alegría y compartirla con los que nos rodean. Levantar el corazón y no sucumbir ante las adversidades, permanecer en el camino del bien, ayudando infatigablemente a los que están oprimidos por penas y aflicciones: he aquí las lecciones importantes que nos enseña la Virgen de la Caridad del Cobre, útiles para el hoy y el mañana», 

En este video puede escucharse la historia de la Virgen y su “reaparición” en el emocionante testimonio de Alfonso Dager y aqui en un video de la Diocesis de Holguin  una historia mas completa.

Santa Maria Virgen de la Caridad proteje al pueblo de Cuba!

Invito visitar mis posts etiquetados Cuba