Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 26 de octubre de 2014

Me voy a Cracovia a los Dias de Juan Pablo II y Congreso


Emocionada y feliz. 
Me voy a Cracovia, la querida tierra de Karol Wojtyla/Juan Pablo II para participar en el
 Congreso Internacional 
El Legado de Juan Pablo II, el Magno, - El legado de San Juan Pablo II como la esperanza para el mundo
que comienza el 4 de noviembre, previa escala en Londres.

Comenzaré a escribir en este blog a partir de mi llegada a Cracovia el próximo 31 de octubre.

sábado, 25 de octubre de 2014

Aquellos días de septiembre y octubre de 1978 en el recuerdo de Wanda Poltawska 5 de 6


“Demasiadas impresiones, no duermo Eres tan diferente, estás tan transfigurado, ¡así me imagino el monte de Tabor! Allí verdaderamente estaba el mismo Dios, Jesus, mientras que aquí está su Representante. ¡Te revelaste a nosotros «en un esplendor de gloria»! No se trata de aquellos pmaravllosos paisajes, sino precisamente del mundo interior. Siempre has sido la persona más íntegra de todas las que he conocido. Muchas veces dije que eres como una roca, un hombre de una pieza pero ahora esto incluso se ha intensificado, es difícil de describir.
Pero sé que se ha producido una transfiguración aunque aparentemente todo sigue igual; ¡y sin embargo, tan diferente! Ha cambiado la escala de valores y han cabiado las proporciones: el domingo lo vi muy laramente. Miras a la tierra como un pájaro desde lo alto, abrazas toda la tierra on tus brazos, y en esta dimensòn desaparece la persona y desaparece el ser humano, ¡se convierte sòlo en un punto uando se le mira desde arriba! Pero me alegro de que la soledad no te deprima, sino lo contrario; irradias esa fuerza que viene directamtne del cielo. Y aunque dijiste que somos las personas que sientes más ercanas y sé q eu es verdad, esta verdad ahora se convierte en una fuente de temor, y al mismos tiempo, en fuente de humildad: ¿Qué derecho deriva de esto? ¿Y que responsabilidad? Exclusivamente el derecho de ocultarse y descender a la profundidad de esta sustancia, de este ilenio del corazón.
He leído tu cart ay veo còmo ambian los acentos, ¿de la inquietu a la paz profunda en Dios! Una persona inequívocamente teocéntrica como siempre ha sido, aunque ahora esto se ha multiplicado: ¡simplemente el Santo Padre!
¡Que relación tiene el significado de la palabra «hermano» con esta transfiguración? Un Hermano muy grande; y nosotros, las personas más cercnas, pero yo presiente que esa cercanìa revela las dimensioens de la cruz. La cruz da derecho al sacrificio, al dolor, ¡a la abnegación!.
Regreso con el pensamiento al comienzo, a la capilla de la Virgen de Ostra Brama en la Iglesai Mariana. Al bajardel avión, coincidimos con el padre Czeslaw Obtulowicz, el cual, al despedirse de nosotros, dijo que se iba inmediatamente a la Iglesia Mariana a celebrar la Santa Misa, y yo le pedi que la celebrase en aquella apilla en la que justo hace 21 años me habìas dicho: «acude a la Santa Misa todos los dias». ¡ Y as`ha sido durante todos estos años!”a


Wanda Półtawska:  Diario de  una amistad - , La familia Połtawski y Karol Wojtyła, San Pablo 2011

miércoles, 22 de octubre de 2014

Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce!


Dia de fiesta hoy, sin dudas!!
Celebramos a San Juan Pablo II y recordamos aquellas palabras invitadoras y novedosas  de su primera homilía: “No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo!
Abrid a su potestad salvadora los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los extensos campos de la cultura. de la civilización y del desarrollo. ¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce!
Con frecuencia el hombre actual no sabe lo que lleva dentro, en lo profundo de su ánimo, de su corazón. Muchas veces se siente inseguro sobre el sentido de su vida en este mundo. Se siente invadido por la duda que se transforma en desesperación. Permitid, pues, —os lo ruego, os lo imploro con humildad y con confianza— permitid que Cristo hable al hombre. ¡Sólo El tiene pala­bras de vida, sí, de vida eterna!”
Se cumple hoy además el primer año de la solemne canonización de nuestro querido amigo y guía, el papa polaco (y lo enfatizo porque nunca ocultó el profundo amor a su patria)  Juan Pablo II, último paso a los altares (aunque los polacos ya lo habían incorporado cuando aún era venerable). Fue en un día especial el Domingo de la Misericordia, devoción que fue parte de subida,  y el día del cumpleaños de su secretario Stanislaw Dziwisz.
Cuantas emociones juntas se entremezclan y confunden desde aquellos tristes días de abril del año 2005, que “despertaron” a muchos,   hasta el anuncio de la canonización.  El removió nuestros corazones, fortaleció nuestra fe, nos invito a  descubrir  un nuevo mundo,  a compartir experiencias y oraciones. Cuantos recuerdos y cuanta responsabilidad a partir de mi primer viaje a Roma y a Polonia, las experiencias compartidas en el Foro  Juan Pablo II y  las amistades entabladas, que ahora han resurgido “oficialmente” en Facebook. Enormemente agradecida también a la Postulación que me dio la oportunidad de colaborar en la revista Totus Tuus, obra de la Providencia, sin dudas. Inolvidable!

lunes, 20 de octubre de 2014

Aquellos días de septiembre y octubre de 1978 en el recuerdo de Wanda Poltawska 5 de 6

20 de octubre de 1978

Querida Dusia:
Me alegra haber podido escuchar por teléfono el 17 de octubre tanto tu voz como la de Andrzej y la de Marian. Estoy muy contento de que vengáis aquí. Espero poder reunirme con vosotros, contigo de forma «familiar», no «colectiva». Aunque sea brevemente. El Señor Jesus quiso que lo que a veces se decía, lo que tú misma dijiste el día después de la muerte de Pablo VI, se hiciera una realidad. Doy gracias a Dios por haberme dado esta vez tanta paz interior – una paz que claramente me faltaba en agosto – que me ha permitido vivir todo esto sin tensiones. Confío en que Él y su Madre lo guiarán todo, incluidas estas relaciones, preocupaciones y responsabilidades más personales.  Tengo la convicción de que si no sigo la llamada, lo puedo echar todo a perder en estas relaciones.
Sabes que, en medio de todo esto, pienso en ti. Desde hace más de veinte años, desde que Andrzej me dijo por primera vez, «Duska estuvo en Ravensbrück», en mi conciencia surgió la convicción de que me fuiste entregada y asignada por Dios para que yo, en cierto sentido, pudiera «compensar» lo que tù sufriste allí. Y pensé sufrió por mí. Dios me ahorró aquella prueba, porque ella estaba allí. Se podría decir que ese convencimiento era «irracional», pero siempre ha estado en mí, y lo sigue estando.
Desde esta perspectiva, se ha desarrollado progresivamente toda la conciencia de la «hermana». Y esa dimensión también pertenece a la dimensión de toda la vida. Ella también permanece.
¡Mi querida Dusia! Toda esta dimensión permanece en mí, y debe permanecer en ti. Siempre ha estado arraigada y «asentada» en Dios, en su gracia – ahora hay que asentarla aún más -. Por eso fueron tan buenas las palabras que escuché  por teléfono el día 17: «Estaremos contigo». Habrá que realizarlas de una forma nueva. Todavía no sé cómo hacerlo en detalles, pero confío en que el Señor Jesús nos lo enseñará  tal y como nos lo enseñó durante veinte años. Yo mismo me he sorprendido, y a veces, he pensado con temor: ¿Qué procede de Él y qué procede de «mi», pudiendo estar contaminado por la debilidad humana? A veces ese miedo prevalecía en mí – y tú también lo has visto. Pero más frecuentemente me ha sorprendido cuán lejos llega su Gracia, hasta qué punto Él, el Creador y Redentor, acepta en el ser humano, en la humanidad, todo aquello que el ser humano no es capaz de aceptar. Los dos éramos conscientes de ello. Debo admitir que, desde fuera, el padre Tadeusz me ha ayudado mucho en esto y, a veces – aunque de forma más indirecta – también me ha ayudado el padre Marian. Lo menciono porque se trata de hablar de personas que podrían ayudarte cuando yo no esté allí.
Sin embargo, quiero seguir caminando contigo, en cierto sentido, un día tras otro. No sólo con la oración constante, sino también con una cadena de «pensamientos-meditaciones», como las he hecho recientemente. Al igual que esta vez., Así lo demuestran los folios de papel amarillo adjuntos. Aparte de eso, no puedo «emigrar» completamente – lo cual es comprensible – de Cracovia, ni de toda Cracovia, pero sobre todo de las personas más cercanas, que siempre encontrarán hospitalidad aquí en mi casa, o por lo menos tendrán la posibilidad de reunirse conmigo.
Antes del dia 14 de este mes escribí desde Roma a Kasia y a Marysia. Le pedí a Kasia que también saludase a Andrzej. En tu última carta, tus palabras: «el verano está dando sus frutos en Basia» me dieron una gran alegría. Espero que – a pesar de todas las decepciones – todo se arregle de alguna manera con la ayuda de Dios. También creo que quizás, por fin deje de «vengarse» en la persona de Andrzej. Estaremos en contacto a los pies del Santísimo Sacramento, a través de la Santa Misa, a través de la oración, y también en aquellas ocasiones que sean humanamente posibles. Naturalmente que el correo solo desempeñará un pequeño papel.
También me gustaría que examinaras minuciosamente todos tus «cuadernos», que seleccionaras aquellos textos, de los que te hablé, y que simplemente destruyeras el resto. Pero es preciso hacer una selección porque hay textos estupendos, sobre todo del primer período: el camino iluminador. Luego el sufrimiento interior o los problemas de la vida cada vez se hacen sentir más.
Precisamente son esos los problemas que recientemente te alejaron del trabajo en la DR (*). Pero estoy convencido de que es preciso no desperdiciar tu enorme experiencia a caballo entre la medicina y la labor pastoral. La experiencia y, al mismo tiempo, la visión precisa de las cosas bajo la luz de la fe y de la doctrina. Encomiendo este problema a la Madre del Buen Consejo.
Y te encomiendo a ti  toda entera y a todos vosotros: Andrzej y Kasia, con su Andrzej y sus bebés que  todavía nacerán, y Anka y las «gemelas»: durante los dos últimos años me he «comunicado» en cierto modo con ambas, con Marysia y con Basia. Tengo confianza. La gracia de Dios es más fuerte que nuestras debilidades. «Todo lo puedo en aquel que me fortalece».
Hno

Wanda Półtawska: Diario de  una amistad - , La familia Połtawski y Karol Wojtyła, San Pablo 2011

(* en polaco son las iniciales de Duszpasterstwo rodzin, que quiere decir pastoral familiar.


jueves, 16 de octubre de 2014

¡Era mi obispo!




Aquel memorable 16 de octubre de 1978 su secretario Stanislaw Dziwisz lo describía así en sus recuerdos volcados en Una vida con Karol

“Yo estaba en la Plaza San Pedro, cerca de la entrada de la basílica. Fue allí donde oì al cardenal Pericle Felici anunciar el nombre del nuevo Papa. ¡Era mi obispo! El corazón me daba brincos de alegría, por supuesto, pero me sentía como bloqueado, petrificado. Pensé para mis adentros: «¡Ha sucedido!». Ha sucedido lo que nadie creía que podía suceder…. Y las puertas del conclave finalmente se abrieron…el Santo Padre ya estaba cenando con todos los miembros del Sacro Colegio. Cuando entré, el cardenal camarlengo Jean Villot se puso de pie y sonriendo me presentó al nuevo Papa…
Fue un encuentro muy sencillo, pero para mí, de una emoción extraordinaria. El me miraba, como buscando comprender como reaccionaria viéndolo vestido así. No decía nada, y sin embargo me hablaba con aquella mirada suya que te penetraba. Estaba ante el pastor de la Iglesia universal, el Papa, y en aquel momento comprendí definitivamente que no era más el cardenal Karol Wojtyla sino Juan Pablo II, el sucesor de Pedro….”

Aquellos días de septiembre y octubre de 1978 en el recuerdo de Wanda Połtawska 4 de 6

16 de octubre
Me llevé de tu habitación todos mis papeles y el saco de dormir, pues me habìas dado permiso.

Al atardecer
Primero se enteró Andrzej por la radio (escuchó la transmisión del «Annuntio vobos…»), luego enseguida por nuestra televisión.
Andrzej estaba enfermo, pero salto de la cama. Fuimos a ver al padre Marian luego a la Santa Misa en la iglesia Mariana.
La multitud había enloquecido – repiqueteó Zygmunt (*).
¿Cómo seguiremos viviendo?

17 de octubre
Llamada de teléfono: «Venid»
El 20 de octubre a las 4 de la mañana tenemos que coger el autobús. No llagaremos a Roma hasta el martes.


(*) Se trata de la campana de Wawel que tomò el nombre del rey Zygmunt I el Viejo. SE toca en las fiestas más importantes y en ventos de particular importancia, como la elecciònd e Karol Wojtyla en 1978 y en su muerte en 2005) 

martes, 14 de octubre de 2014

Peregrinación eslovena al Santuario Maria del Rosario de San Nicolás



Ayer 13 de octubre los eslovenos de la  Argentina peregrinamos al Santuario María del Rosario de San Nicolás. 

(jovenes eslovenos en trajes regionales)

 Fue una verdadera fiesta religiosa, con peregrinos procedentes de todo el país. Con una presencia numerosa (probablemente más de lo esperado)  testimoniamos nuestro amor a María, nuestra Madre,  entronizando la imagen de Marija Pomagaj (Maria Auxiliadora patrona del pueblo esloveno) tallada por el artista esloveno Tone Oblak.

La ceremonia religiosa comenzó a las 12.00 con el rezo del Santo Rosario en el “campito” en procesión hacia el Santuario, donde se realizo la entronización, sobre el costado izquierdo a la entrada de la Basílica. Ya ante el altar se celebró la solemne consagración al Corazón Inmaculado de María,  como parte de la ceremonia,   y la Santa Misa concelebrada presidida por Mons. Andres Stanovnik, arzobispo de la Arquidiócesis de la provincia deCorrientes,  hijo de padres eslovenos.

 Los eslovenos peregrinamos todos los años al Santuario de Lujan, sin embargo esta es la  primera vez que lo hacemos oficialmente como colectividad a San Nicolás en una fecha tan especial:  13 de octubre, día que la Virgen se apareció por última vez a los tres pastorcitos de Fátima juntos. (Lucía la vio nuevamente en 1920) 

Nosotros no vimos la danza del sol  que pudo ver la multitud  que acompañaba a los pastorcitos   aquel  13 de octubre de 1917, pero sentimos el amor de María del Rosario  en nuestros corazones y en el día brillante que nos regaló el Señor.   

Aún no he podido publicar mis propias fotografías, pero invito visitar el sitio de las preciosas e incomparables fotografías de MarkoVombergar.