Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 26 de abril de 2015

Jesús el buen Pastor anunciado


“Jesucristo ha manifestado en sí mismo el rostro perfecto y definitivo del sacerdocio de la nueva Alianza[26]. Esto lo ha hecho en su vida terrena, pero sobre todo en el acontecimiento central de su pasión, muerte y resurrección.
Como escribe el autor de la Carta a los Hebreos, Jesús siendo hombre como nosotros y a la vez el Hijo unigénito de Dios, es en su propio ser mediador perfecto entre el Padre y la humanidad (cf. Heb 8-9); Aquel que nos abre el acceso inmediato a Dios, gracias al don del Espíritu: «Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!» (Gál 4, 6; cf. Rom8,15).
Jesús lleva a su plena realización el ser mediador al ofrecerse a sí mismo en la cruz, con la cual nos abre, una vez por todas, el acceso al santuario celestial, a la casa del Padre (cf. Heb 9, 24-26). Comparados con Jesús, Moisés y todos los mediadores del Antiguo Testamento entre Dios y su pueblo —los reyes, los sacerdotes y los profetas— son sólo como «figuras» y «sombra de los bienes futuros, no la realidad de las cosas» (cf. Heb 10, 1).
Jesús es el buen Pastor anunciado (cf. Ez 34); Aquel que conoce a sus ovejas una a una, que ofrece su vida por ellas y que quiere congregar a todos en «un solo rebaño y un solo pastor» (cf. Jn 10, 11-16). Es el Pastor que ha venido «no para ser servido, sino para servir» (cf. Mt 20, 24-28), el que, en la escena pascual del lavatorio de los pies (cf. Jn 13, 1-20), deja a los suyos el modelo de servicio que deberán ejercer los unos con los otros, a la vez que se ofrece libremente como cordero inocente inmolado para nuestra redención (cf. Jn 1, 36; Ap 5, 6.12).
Con el único y definitivo sacrificio de la cruz, Jesús comunica a todos sus discípulos la dignidad y la misión de sacerdotes de la nueva y eterna Alianza. Se cumple así la promesa que Dios hizo a Israel: «Seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa» (Ex 19, 6). Y todo el pueblo de la nueva Alianza —escribe San Pedro— queda constituido como «un edificio espiritual», «un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios por mediación de Jesucristo» (1 Pe 2, 5). Los bautizados son las «piedras vivas» que construyen el edificio espiritual uniéndose a Cristo «piedra viva... elegida, preciosa ante Dios» (1 Pe 2, 4.5). El nuevo pueblo sacerdotal, que es la Iglesia, no sólo tiene en Cristo su propia imagen auténtica, sino que también recibe de Él una participación real y ontológica en su eterno y único sacerdocio, al que debe conformarse toda su vida.”

sábado, 25 de abril de 2015

«Solidaridad» esa palabra clave del pontificado de Juan Pablo II


Hoy por la mañana el Papa Francisco recibió en audiencia a miembros de la Fundación Juan Pablo II y les invito a mantener viva  «la herencia espiritual» del Papa Wojtyła, cuyo primer aniversario de  canonización celebraremos el próximo lunes 27.   «La canonización del Papa Juan Pablo II –destacó el Santo Padre - ha dado un nuevo impulso a vuestro trabajo, al servicio de la Iglesia y de la evangelización. Y lo ha hecho, posiblemente, incluso más universal, como es universal el culto que le rinde el pueblo de Dios. Y vosotros ofrecéis una contribución valiosa a fin de que la herencia espiritual de este santo Pontífice continúe fecundando el gran campo de la Iglesia y sosteniendo su camino en la historia”. (Vat News)

Para Radiogiornale vaticana comenta Alessandro De Carolis que con esa palabra Solidaridad (Solidarnosc) clave en el pontificado de Juan Pablo II, ahora el mundo ha aprendido a definirlo al papa Francisco, sin embargo con respecto a este valor – considerado por algunos fuera de moda – hemos tenido un predecesor proclamado santo  hace un año, quien basara en ello su magisterio y acción.

El Papa Francisco agradeció las iniciativas de carácter educativo que lleva adelante la Fundación en bien de los jóvenes y destacó el gran amor y el atento cuidado pastoral dedicado a ellos.  

Un campo en el cual se desempeña la Fundación se refiere a la formación de sacerdotes y laicos. Y gracias a ustedes – reconoció el Papa Francisco – pueden estar “mejor preparados para acompañar la comunidad frente a los desafíos culturales y pastorales de nuestros días”.  Y aquí el Papa subrayó que nada de ello sería posible sin aquellos en quienes late un corazón solidario y les invitó a conservar toda la fuerza profética de aquella palabra clave del magisterio de Juan Pablo II : la solidaridad. Alimentadla     continuamente – expreso el Papa – con la fraternidad cristiana, fortalecida con la oración y la docilidad a la Palabra de Dios.

viernes, 24 de abril de 2015

10 años del inicio del ministerio petrino de Benedicto XVI, un viaje inolvidable (1 de 2)

23/4 – 26/4/2005 

Llegué a Roma, la bellisima, con LH via Frankfurt, el sabado 23/4 muy temprano. Deposite la valija en un hotel que no merecía 3* (entre Piazza Spagna y Piazza del Popolo) y me fui derecho al Vaticano naturalmente "a piedi", a investigar hasta donde podría o no llegar, y donde convendría ubicarme al día siguiente 24/4 para estar allí en el "inicio del ministerio petrino del obispo de Roma Benedetto XVI". La plaza de San Pedro estaba concurrida y las filas para entrar a la Basílica y/o visitar la tumba de JP (otra fila - tenía que hacer las dos!) interminables, cosa que me di cuenta recién después de haberme colado a una ....... Asi espere solo dos horas para visitar a JP II, pero estaba sin la cámara! De todas maneras volvería!. Estar frente a la tumba fue la primera de tantísimas emociones sucesivas que se fueron acumulando durante el viaje, ligadas a JP II. Sentía dicha de estar allí, sentía su presencia.... si bien fué un poco decepcionante no poder siquiera arrodillarme para besar el lugar, solo mandarle un beso al aire y adelante.... pero ese día al menos pude rezar si bien un poco alejada, escondida detrás de la gente, pero dentro de la atmosfera del lugar (cosa que ya no permitían el domingo), hasta que un guardia me "invito" amablemente a retirarme. Luego volvería al hotel por la cámara y nuevamente al Vaticano!



La fila para entrar en la basílica era algo más corta..., fui derecho a la capilla del SSmo Sacramento (en realidad con tanta gente único lugar de la basílica misma donde se respiraba oración, presencia y absoluto silencio, y la emoción de estar en un lugar de oración por donde pasaba JP II. En algún momento recordé, con cierta nostalgia otras épocas, viajes anteriores en que "paseabamos" por la basílica sin guardias ni controles electrónicos... otros tiempos, otro mundo, mucha menos gente, menos oración? 
El resto del dia lo pase "caminando" el Vaticano y Roma, descubriendo/ redescubriendo lugares .. Así descubrí el Santuario della Divina Misericordia - Chiesa Santo Spirito in Sassia, a tan solo 100 mts de la Basílica de San Pedro (JP II bendijo la imagen de Jesús Misericordioso en 1995) 
También (donde creo que jamás habia entrado a pesar de estar sobre la Via Concilizione misma!) Santa Maria del Carmelo in Traspontina (la parroquia del papa) Allí me impactó (a la entrada) una foto de JP II de joven operario en la mina, en epocas de furioso comunismo, portando el escapulario de la Virgen del Carmen como única “camisa”, el que nunca tuvo "paura".

Bajo la foto una nota dice que JP II después del atentado en la Plaza San Pedro (13 05 1981 a las 17.17) encargó a los carmelitas le confeccionaran un nuevo escapulario porque el que tenia se le había manchado de sangre!
En casi todas las iglesias de Roma, de alguna u otra manera, me encontré con Jesus Misericordioso y San Pio de Pietralcina (me recordaban que debía ir a Lagiewniki y a San Giovanni Rotondo)


Roma sigue siendo tan hermosa y misteriosa como siempre. Tienta a andar sin mapa, aunque se aparezca en el lugar de partida (con mi sentido de orientación nulo). Es un riesgo que no se corre cuando se viaja en grupo....... 
Andando y andando se me hizo la noche de mi primer maravilloso dia en Roma (habia partido de Buenos Aires el dia anterior por la mañana).

Pero estaba exhausta, me sentia mal, con un fuerte dolor de cabeza y sin animarme a tomar nada porque no habia comido nada. Casi angustiada si al otro dia no podria ir.... 

Me acosté con todas las características de una verdadera jaqueca. Dejé todo en manos de JP II, casi le reclamé que había venido a Roma solo a eso, estar alli el domingo (y a visitar su lugar de descanso!) y que no podía ser que no pudiera hacerlo...... todo salió bien. Fue como el primero de los pequeños milagros que se me dieron en el viaje.


Domingo 24/4 "inicio del ministerio petrino del obispo de Roma, Benedetto XVI.

Me levante fresca y temprano para estar en la plaza antes de las 7.30 am (la misa comenzaba a las 10.00) Mochila al hombro, cargué cámara, anteojos, una botellita de agua (si bien repartían en todas partes en la plaza), caramelos y sombrero para el sol, obviamente sin tomar ni comer nada, donde encontraría un baño despues? (los había químicos si por todas partes, pero estando sola podría perder el lugar que soñaba encontrar...)

A medida que me iba acercando la esperanza de encontrar un buen lugar iba "in crescendo".......

 ya entrando en la Via Della Conciliazione satisfacción casi total..... estaría "dentro" de la plaza. Pero no, todavía se podía seguir avanzando paso a paso.... cuando quise darme cuenta había entrado dentro de una "marea" de gente portando entradas.....de parado pero verdaderas entradas! Como decía mi tia a veces hay que empujar para poder llegar! Discretamente si.. me encontré al lado de una monjita que cantaba en el coro... si bien no la pude seguir hasta el coro mismo, logre ubicarme inmediatamente detrás de las divisiones, a la altura de la pirámide, separada de los que estaban sentados por el pasillo donde después pasaría Benedicto XVI! Estoy segura que no fue mera suerte........

Me toco estar en un grupo de alemanes y holandeses, que de italiano nada... (hasta debí traducirles algunos conceptos de la homilía de Benedicto XVI del italiano!) Pero que humilde me sentí cuando los escuche rezar en latin! Que profundidad de sentimientos y oración... Fue una verdadera fiesta en la cual parecía que todos hablábamos el mismo idioma. Un gesto, una sonrisa, un ademán me hacían recordar "li sentiamo parlare la nostra lingua! texto biblico Atti,2,1-18.20-21“
Benedicto XVI en su mix de sencillo y profundo fue muy aplaudido, sobre todo cuando se dirigió a los jóvenes, a distintas etapas de evangelización, al demostrar su profundo cariño, admiración y respeto por JP II ("la Iglesia está viva y es joven" refiriéndose a los días de la enfermedad de JP II y los funerales). Pero también cuando habló de la misión del pastor y de los signos: el palio y el anillo del pescador identificándose con los apostoles. Me gustaron en especial algunas expresiones y citas: la de los "desiertos exteriores e interiores". "Los desiertos exteriores se multiplican en el mundo, porque se han extendido los desiertos interiores" "Los hombres vivimos alienados, en las aguas saladas del sufrimiento y de la muerte: en un mar de oscuridad, sin luz. La red del Evangelio nos rescata de las aguas.... y nos lleva al resplandor de la luz de Dios". Y "Tengo, además otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz y habrá un solo rebaño, un solo Pastor" (Jn 10,16) "Y aunque eran tantos, la red no se rompió" (Jn 21,11). agregando "Señor......"no permitas que se rompa tu red y ayúdanos a ser servidores de la unidad" . La riqueza de su "no programa" de gobierno "no hacer mi voluntad, no seguir mis propias ideas, sino ponerme, junto con toda la Iglesia, a la escucha de la palabra y de la voluntad del Señor y dejarme conducir por él, de tal modo que sea él mismo quien condeuzca a la Iglesia en esta hora de nuestra historia". Su saludo final fue obviamente dirigido a los jovenes recordando palabras muy queridas "No tengais miedo de Cristo, El no quita nada, y lo da todo..... Si, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida. Amén"


Al terminar la ceremonia algunos privilegiados pudimos ver al papa casi cara a cara.... en un trayecto corto desde el altar por una pequeña vuelta circular detrás de la pirámide, por el pasillo mismo entre los invitados sentados y los parados... y allí estaba yo con mi cámara digital nueva, pensando que iba a sacar unas fotos bárbaras, nada de nada, se me atoró la cámara ........primero me dio mucha bronca.... bueno no importa estuve alli y recuerdo su sonrisa...... No se cuanto duro la ceremonia completa, creo que a eso de las 14.00 comenzó la desconcentración sin apuro de nadie. Era un día para disfrutarlo a pleno. Hasta el clima ayudo, soleado y agradable, comenzó a lloviznar recién por la tarde.
Me faltaba visitar nuevamente el lugar de reposo de JP II, ahora si cámara en mano a enfrentar una fila interminable, (en formación de a +/- 10 hasta los controles electrónicos)


Si bien hacia adentro era algo mas corta que el dia anterior, por el acceso mas directo, pero también mas controlado. Era domingo de fiesta y fin de semana largo en Italia....estaban todos los italianos junto a otros turistas y creyentes, de cerca y de lejos, todos juntos, de terror... . Un descontrol. Trate de acercarme un poco y vi que iba a ser muy difícil y que algunos se arriesgaban..... Entonces yo también porqué no? alli sí me cole a sabiendas y hasta me senti con cierto derecho por haber venido de "lontano"........ Pero como hacerlo? No me atrevía a trepar y saltar la reja de madera si me pasaba algo..... Recién comenzaba el viaje...... pero me acorde de de Bono y su teoría de la salida impensable....calcule el espacio de las rejas de madera, pase la mochila, me hice más delgada y me deslize por las aberturas, casi sintiéndome una sirena........ para mi estupor un policia italiano me aplaudió! Con un touch de vergüenza, haciendo de tripas corazón, forme fila ordenadamente para los controles ....y alli estaba ya en la cola para ingresar. Esta vez, con mucha más gente que el sábado, el paso por la tumba fue fugaz..... foto y adelante........el guardia un italiano grandote poniendose delante de los que ya habían pasado... nada se podía hacer.....ya habrá otra ocasión!
Tambien visité las tumbas de Pablo VI (foto en el costado izquierdo, debajo de la de JP II) y Juan XXII. Satisfecha y enriquecida después de un día realmente “full” busque mi rincón favorito para descansar los pies (ángulo exterior de la última columna cerrando el círculo de la columnata) En realidad ese era mi "banco en la plaza" donde pase distintos momentos - algunos con el rosario en la mano, con una vista espectacular de toda la plaza, basílica al fondo). Desde allí también pude ver por las grandes pantallas el saludo de los cardenales.
Seguí disfrutando del día, me pasee por la plaza adornada con banderas bávaras, bávaros orgullosos vestidos con trajes regionales...




no faltaban banderas polacas por todas partes, argentinas pocas, dos eslovenas..... seguí a una de ellas para tratar de averiguar dónde ubicar a mi primo 2do en el Vaticano y poder visitarlo al día siguiente. En realidad, bastante inconsciente de mi parte. No había cobrado conciencia, hasta ese momento, de su importancia y alto rango, pero sentía unas tremendas ganas, casi obligación, de ir a saludarlo. Bueno, además considero positivo que, de vez en cuando, se vea cara a cara con alguno de sus parientes menos importantes. Pero, sinceramente siempre lo admiré y quise mucho.

miércoles, 22 de abril de 2015

Totus Tuus, motivo de gozo para Juan Pablo II



Juan Pablo II le encomendaba sus sufrimientos a Maria y a Ella también le confiaba sus preocupaciones, su vida toda.  Le confiaba a Maria su ministerio petrino a diario. Era muy devoto de Ella.  No dejaba pasar un solo día sin rezar el rosario. Lo rezaba siempre que pudiera.   A veces varias veces por día. Fue siempre fiel a las celebraciones marianas durante el mes de mayo.  Rezaba las letanías lauretanas todos los días de mayo. Solíamos salir a la terraza donde hay una pequeña gruta con una estatua de Nuestra Señora de Fátima.  El Santo Padre, el padre Estanislao y yo cantábamos juntos las letanías lauretanas, y,  durante el mes de junio, las letanías al Sagrado Corazón de Jesús. Nuestra Señora era para él, tal como rezan las letanías, su Torre de David, arca de la Alianza, y Salud de los enfermos. También era la Reina de Polonia, para el de un significado particular. El secretario Mokrzycki no podría asegurar,   porque Juan Pablo II nunca hablaba del secreto de la oración, pero le parecía que cuando el Santo Padre  le agradecía también lo hacía por todo lo que había hecho por Polonia. Y lo agradecía todos los días. Yo me daba cuenta que se sentía más alegre y radiante durante las fiestas marianas. Y yo no era el único que lo notaba: todos quienes solían encontrarse con el periódicamente se daban cuenta.

Por esa razón?
Siempre supimos que se trataba de una relación inusual, un contacto extraordinario con la Madre de Dios. Él le confiaba.

Alguna vez el Papa les dijo porque había elegido a Maria?
No, el Santo Padre nunca hablaba de ese tipo de temas personales. Nunca hablaba de la oración, de su relación con Dios y con Maria. Pero sabía perfectamente que la Madre de Dios cumple un papel importante en nuestras vidas y que Ella intercede por nosotros. Recordamos muy bien aquellos rosarios transmitidos por la radio vaticana cada primer sábado de mes. Yo guardo además recuerdos personales porque iba al patio de San Dámaso cuando aún era estudiante.

Como eran esos encuentros?
Al principio el Santo Padre se encontraba con los fieles en la capilla del oratorio Pablo VI. Era una capilla pequeña. Más tarde los encuentros tenían lugar en el patio de San Dámaso, un patio interno del Vaticano que puede recibir más gente.  Fue allí, donde, cuando yo aún era estudiante,  que participe en el rezo del rosario con el Santo Padre. Más tarde, cuando ya era secretario, los encuentros tenían lugar en el Aula Pablo VI porque cada vez había más gente que quería participar.  Las oraciones eran bellísimas, muy bien preparadas y se alternaba con cantos.  Todo era transmitido por radio par todo el mundo.   Casi se podía decir que todo el mundo entero participaba del rezo del Rosario con el Santo Padre, lo cual era motivo de gran alegría para él.    Se alegraba porque la multitud en el Aula Pablo VI y mucha gente que participaba por radio le reazaban a Maria.  Rezaban, pasando de cuenta en cuenta, esa oración tan querida a su corazón.  Siempre había también días de rezo del rosario para los jóvenes, eran puentes virtuales con ciudades, países y continentes.

Que más había aparte del Rosario?
El Santo Padre se mantenía siempre atento a las fiestas marianas, la Madre de la Iglesia el lunes después de Pentecostés y también el 8 de diciembre cuando se celebraba la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen Maria.  Por la tarde se trasladaba a la Plaza España para colocar flores al pie de la estatua de la Virgen Maria.  Pero a decir verdad todos los sábados eran una fiesta mariana para el Santo Padre. Aquellos que lo conocían bien se daban perfecta cuenta pues lo veían mas radiante,  sencillamente mas alegre que de costumbre. Celebraba todas las fiestas marianas y todas eran importantes para el.

En realidad hubo otros signos visibles externos de su unión con Maria: la donación de su solideo a Nuestra Señora de la Puerta de la Aurora, el fajín perforado por la bala ofrecido a Nuestra Señora de Jasna Gora en Czestochowa  y la bala colocada en la corona de Nuestra Señora de Fátima.


El Santo Padre también les ofrendó a estos santuarios una rosa de oro o un rosario. Y además tuvimos los importantes gestos durante el año jubilar. El 12 de mayo del año 2000 en Fátima, el Santo Padre colocó a los pies de la estatua de Nuestra Señora un anillo con su lema Episcopal “Totus Tuus” grabado. Había recibido aquel anillo del Cardenal Primado Wyszynski, en cuanto fue elegido a la Sede de Pedro.

Fátima era especialmente cara a su corazón. Alguna vez hablo de ello?
El Santo Padre nos dijo una vez que debía su vida a Nuestra Señora de Fátima. Sin embargo, su devoción a Maria era algo mucho más amplio que simple gratitud: la veneraba ya antes del atentado como después, cuando ella salvo su vida.  Quizás, era de alguna manera una confirmación del camino que él había elegido.  Una confirmación que había escogido bien.

Él le transmitió esa devoción a Maria a usted o no fue necesario?
El Santo Padre seguramente tuvo gran influencia en m, al igual que en cualquier persona que hubiese permanecido en contacto estrecho con él durante un tiempo. Verlo a diario y especialmente acompañándolo cuando rezaba hacia muy difícil permanecer indiferente a su espiritualidad y piedad. Yo le estoy inmensamente agradecido especialmente por eso.  Y hoy agradezco a Dios por todo eso.  De alguna manera tuve ocasión de aprender esa piedad de él, piedad que para mí por otro lado no era extraña pues naci en Łukawiec donde está el Santuario de Nuestra Señora de Tartakow y su icono milagroso.  Juan Pablo II coronó el icono en Lubaczów a comienzos de los 90’. Nuestros caminos se cruzaron ya entonces.  Siempre fui devoto mariano y en esta devoción también se respaldó mi vocación.  Pero haber ejercido mi ministerio al lado de Juan Pablo II fortaleció mi amor por Nuestra Señora.”

(de la conversación del Arzobispo Mieczyslaw Mokrzyck con la periodista Brygida Grysiak, publicada en inglés bajo el título “He liked Tuesdays best” por F&T Press de Rzeszow  y Wydawnictzo M. Publishing House, Cracovia)


domingo, 19 de abril de 2015

10 años de la elección de Benedicto XVI



Recordamos hoy la primera aparición en el balcón central de la Basílica Vaticana del nuevo Pontifíce Benedicto XVI, aquel martes 19 de abril de 2005,  después de su elección.

Estas fueron sus palabras al mundo con ocasión de su bendición apostólica "Urbi et Orbi":
en :
“Queridos hermanos y hermanas: después del gran Papa Juan Pablo II, los señores cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador de la viña del Señor. 


Me consuela el hecho de que el Señor sabe trabajar y actuar incluso con instrumentos insuficientes, y sobre todo me encomiendo a vuestras oraciones. 



En la alegría del Señor resucitado, confiando en su ayuda continua, sigamos adelante. El Señor nos ayudará y María, su santísima Madre, estará a nuestro lado. ¡Gracias!”


Gracias Papa Benedicto por haber enriquecido a la Iglesia con tu sabiduría y tu humildad! 

sábado, 18 de abril de 2015

18 de abril aniversario beatificación Sor Faustina Kowalska


El 18 de abril de 1993 el Santo Padre Juan Pablo II  beatificaba a dos sacerdotes  (Ludovico da Casoria,  franciscano,  Stanislaw Kazimierczyk, sacerdote de los canónicos regulares lateranenses) y tres religiosas (Paula Montal de San José de Calasanz, fundadora de congregación de Hijas de María, Religiosas de las Escuelas Pías, Madre Maria Angela Truszkowska, Madre de la familia feliciana, y Sor Faustina Kowalska)

En su homilíarefiriéndose a Sor Faustina decía:

Te saludo Sor Faustina. A partir de hoy la Iglesia te llamara Beata, sobre todo la Iglesia de la tierra polaca y lituana. O Faustina, cuan maravilloso ha sido Tu camino!
Como podríamos dejar de pensar, que Cristo te ha escogido precisamente a ti,  pobre y sencilla hija del pueblo polaco de Mazowsze,  para recordar a la gente el gran misterio de la divina misericordia.  Este misterio te lo has llevado contigo dejando este mundo después de una vida breve y colmada de sufrimiento.   Pero al mismo tiempo este misterio se ha convertido en un verdadero grito profético para el mundo y Europa. Tu mensaje de la divina misericordia ha nacido prácticamente en la vigilia del pavoroso cataclismo de la segunda guerra mundial.  Probablemente no te sorprenderías, si hubieses podido experimentar sobre la tierra lo que este mensaje ha significado para la atormentada gente de aquel tiempo de desprecio que se había extendido en el mundo.  Hoy – y así lo creemos profundamente – contemplas en Dios el fruto de tu misión sobre la tierra. Hoy experimentas cercana a la misma Fuente, que es Tu Cristo: “dives in misericordia”
«Siento claramente que mi misión no termina con la muerte, sino que inicia….» escribió Sor Faustina en su Diario.  Y así ha ocurrido! Su misión continúa rindiendo frutos sorprendentes. Es verdaderamente maravilloso el modo en el cual su devoción a Jesus Misericordioso se abre camino en el mundo contemporáneo conquistando numerosos corazones humanos!   Este es sin dudas un signo de estos tiempos – un signo de nuestro siglo XX -  El análisis de este siglo que se vislumbra en el horizonte, mas allá de otras conquistas, que a menudo han superado las de épocas precedentes, también presenta una profunda inquietud y miedo acerca del porvenir.  Donde, sino en la Divina Misericordia, podrá encontrar el mundo la salvación y una luz de esperanza? Los creyentes lo intuyen perfectamente!
Dad gracias  al Señor porque es bueno…..dad gracias al Señor porque es eterna su misericordia”.  Hoy día de la beatificación de Sor Faustina, adoramos a Dios por las grandes obras que ha obrado en su alma.  Lo glorificamos y le rendimos gracias por las grandes obras, que ha obrado y continua haciéndo en las almas humanas – las cuales – gracias a su testimonio y mensaje – redescubren la infinita profundidad de la divina misericordia.”



viernes, 17 de abril de 2015

Ecclesia da Eucaristia última encíclica de Juan Pablo II



El jueves santo 17 de abril de 2003 el Santo Padre Juan Pablo II dio a conocer su última carta encíclica Ecclesia de Eucharistia,

Habia anunciado esta encíclica en el ángelus del IV Domingo de cuaresma y entonces decia:

“Dios "amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único...". Eso es lo que sucedió en el sacrificio del Calvario:  Cristo murió y resucitó por nosotros, sellando con su sangre la nueva y definitiva alianza con la humanidad.   El sacramento de la Eucaristía es el memorial perenne de este supremo testimonio de amor. En él Jesús, Pan de vida y verdadero "maná", sostiene a los creyentes en el camino a través del "desierto" de la historia hacia la "tierra prometida" del cielo (cf. Jn 6, 32-35).   Precisamente al tema de la Eucaristía he dedicado la encíclica que, con ocasión del próximo Jueves santo, Dios mediante, firmaré durante la misa in cena Domini. La entregaré simbólicamente a los sacerdotes en lugar de la carta que para esa circunstancia suelo dirigirles, y, a través de ellos, a todo el pueblo de Dios.”


El 8 de mayo posterior, con ocasión del Congreso “Juan Pablo II: 25 años de pontificado. La Iglesia al servicio del hombre” en la Pontificia Universidad Lateranense, el cardenal Joseph Ratzinger en su presentación mencionaba que Ecclesia de Eucharistia que considera a la Iglesia desde el interior y desde lo alto, y así capta su capacidad de crear comunión,  pertenece a las encíclicas eclesiológicas, junto a Redemptoris Mater  que trata de la prefiguración de la Iglesia en María y del misterio de su maternidad;   las otras tres encíclicas de este grupo presentan los dos grandes ámbitos relacionales en los que vive la Iglesia:  el diálogo ecuménico -como búsqueda de la unidad de los bautizados en obediencia al mandato del Señor, según la lógica intrínseca de la fe, que ha sido enviada al mundo por Dios como fuerza de unidad- es el primer ámbito relacional que el Papa, con toda la fuerza de su celo ecuménico, introduce en la conciencia de la Iglesia con la Ut unum sint. 

También Slavorumapostoli es un texto ecuménico de particular belleza. Por una parte, se sitúa en la relación entre Oriente y Occidente; y, por otra, muestra la vinculación entre la fe y la cultura, y la capacidad que tiene la fe para crear cultura, pues llega al fondo y experimenta una nueva dimensión de la unidad.”