Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 2 de febrero de 2008

Juan Pablo II y Perú 1985 - Arequipa


El 2do dia de su visita pastoral al Perú el 2 de febrero de 1985 Juan Pablo II participó en Arequipa de “una fiesta que tenía un doble motivo de alegría: la beatificación de Sor Ana de los Ángeles Monteagudo, y la coronación pontificia de la imagen de la Virgen de Chapi, Madre y Reina de Arequipa, que presidia la celebración.”


El señor Arzobispo de Arequipa, al pedir oficialmente la beatificación de Sor Ana de los Ángeles Monteagudo, trazó en síntesis su biografía e indicó los rasgos de su vida santa, y los méritos y gracias de esta hija elegida del Perú que se proclamaba Beata de la Iglesia. Sor Ana fue religiosa dominica del célebre monasterio de Santa Catalina. Y realizó en su vida el programa dominicano de la luz, de la verdad, del amor y de la vida, concentrado en la conocida frase: «contemplar y transmitir lo contemplado». Se dedicó humildemente a las necesidades de todos, especialmente de los más pobres. En ella estuvieron presentes de una manera especial los difuntos, las almas del Purgatorio que ella llamaba «sus amigas».

Al coronar la imagen de la Madre de Dios de Chapi con la corona pontificia , el santo Padre recordó que esa «ciudad blanca», eminentemente mariana, que nació bajo el amparo de Nuestra Señora, el día de la Asunción de 1540, ha profesado siempre gran devoción a la Madre de Dios. Lo atestiguan los tres hermosos y conocidos santuarios marianos de la ciudad: el de Cayma, el de Characato y especialmente el de Chapi .

Ante la imagen de Nuestra Señora ponía las intenciones de toda la Iglesia, especialmente de la Iglesia en el Perú y en Arequipa: «Oh Madre de Cristo, Santa Madre de Dios, venerada con amor tan entrañable por el Pueblo de Dios en toda la tierra peruana. Madre y Reina de todos los Santos que ha dado esta tierra: Toribio de Mogrovejo, Rosa de Lima, Martín de Porres, Juan Macías, Ana de los Ángeles, proclamada Beata en el día de hoy.
No dejes de llevar a Jesús en tus manos; llévalo a los corazones de todos los que, en esta tierra, tan amorosamente confían en ti.

Llévalo siempre.

No hay comentarios: