Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 30 de septiembre de 2010

Arturo Mari, 27 años junto a Juan Pablo II

Arturo Mari, el fotógrafo de seis Papas, de Pío XII a Benedicto XVI, que siguió con su lente maestra a Juan Pablo II durante 27 años, 365 días al año, desde las seis y media de la mañana hasta las nueve de la noche e incluso más tarde, responde a la pregunta planteada por Laura Badarachi en Totus Tuus Nro 4, agosto-septiembre 2010)

¿Estar tan cerca de él ha influenciado su vida?

“Digamos que ha cambiado mi existencia, tanto a nivel humano como espiritual: siempre estaba a medio metro de él, oía lo que decía incluso fuera del carácter oficial, asistía a sus actividades “fuera de programa” que ponían nerviosos a los encargados de seguridad, veía las expresiones de su cara: con su oración, con sus movimientos me daba lecciones de vida.
En el momento de la consagración, durante la Misa, su rostro se transfiguraba: parecía situado en un peldaño por encima de la tierra”

Estoy de vuelta

Aquí estoy de vuelta a mis pagos y a mis blogs, y no me he mudado, trabajo que aun me espera.
Que puedo decir de mis vacaciones? unas vacaciones inesperadas en Eslovenia y un viaje relámpago a Polonia. Lo más inesperado fue Polonia, si bien la visita- peregrinación fue un poco corta para mi gusto. Coincidente con nuestra visita a Eslovenia “enganchamos” una peregrinación que partía en ómnibus desde Ljubljana a los lugares más emblemáticos del papa polaco en la region de la Malopolska: (Auschwitz, Wadowice, Czestochowa, Kalwaria Zebrzydowska y Lagiewniki)

Auschwitz
siempre impresiona fuerte y profundamente. Es la tercera vez que visito este lugar donde “se queda uno sin palabras; en el fondo sólo se puede guardar un silencio de estupor, un silencio que es un grito interior dirigido a Dios: ¿Por qué, Señor, callaste? ¿Por qué toleraste todo esto?” (Benedicto XVI 26 de mayo 2006) y también yo me quedo sin palabras para describir o interpretar semejante horror.
Llovía copiosamente, pero igual estaba lleno de gente.

Wadowice

En ese lugar tan entrañable de los primeros años de Karol Wojtyla logre tomar fotografías en su casa natal, - mea culpa se muy bien que no esta permitido - pero se me ofrecían algunas tomas que no puedo encontrar en ningún lado y la tentación era grande... Supongo que terminadas las vacaciones de verano hay menos control, solo había una monjita que estaba demasiado ocupada con el ingreso de visitas y ya se acercaba la hora del descanso de mediodía.

En el sagrado lugar de la “reina de Polonia” vivimos una experiencia privilegiada con la Misa en la capilla misma en exclusiva para nuestro grupo. Poder estar allí tan cerca del altar durante toda la ceremonia mirándola a los ojos frente a frente era mas de lo que me merecía y esperaba. Sentimientos profundos me atan fuertemente al lugar.
Kalwaria Zebrzydowska
La visita a fue muy breve y el mal tiempo no ayudo, (no pudimos subir ni siquiera a la primer capilla del cerro) pero Nuestra Señora siempre está allí y espera en la Basílica. En el monasterio había una exposición de fotografías de la vida de Juan Pablo II, que no me perdí.

A Lagiewniki (Centro de la Divina Misericordia)
llegamos ya casi terminada la tarde, no obstante también allí uno de los dos sacerdotes que nos acompañaban pudo celebrar una Misa en exclusiva para nosotros en una de las preciosas capillas inferiores. Más temprano, en un día de sol la Basílica superior es una invasión de luz, (no se aprecia tanto con luz artificial) y –lástima para el grupo - no pudimos visitar la capilla del Monasterio.

Krakow

Esta vez la visita a mi querida Cracovia también fue breve. Estábamos alojados en un hotel cercano al aeropuerto, con tiempo para hacer una pausada caminata grupal desde la colina del Wawel por la antigua calle Kanonicka hacia Franciskanska enfilando hacia la Plaza principal y visitando Sukiennice y la Basílica de Nuestra Señora (no pude resistir y me escape del grupo para darme una vuelta por la calle Florianska – que bueno tener teléfono móvil porque después no los encontraba!)

En fin fue una visita-peregrinación corta (solo 4 días de los cuales 2 prácticamente fueron de viaje) Para quien nunca había estado un buen “pantallazo” con un guía de lujo y buen conocedor (Tadej Jokopic para la agencia Aritours de Maribor) que supo entrelazar magistralmente los diferentes momentos históricos con la realidad actual. Para mi fue un apreciado, si bien demasiado fugaz, recordatorio de experiencias anteriores.

En Eslovenia participamos de la solemne Misa de Bodas de Oro sacerdotales del primo hermano de mi madre el Cardenal Franc Rode. Imagino que emoción para el celebrarla en su parroquia natal de Groblje, entorno de Domzale, en la preciosa pequeña iglesia con frescos de Franc Jelovsek. Refaccionada y ampliada en el siglo XVIII, aun así sigue siendo pequeña. En 1920 se instalaron alli los misioneros de San Vicente de Paul, y fueron custodios hasta finalizada la II Guerra Mundial, cuando la iglesia fue nacionalizada por el gobierno comunista. Volvieron a celebrarse Misas recién en 1979 y la iglesia fue denacionalizada en 1996 siendo devuelta a la Iglesia Católica eslovena, parroquia de Jarse.
No tuvimos buen tiempo, en realidad en Eslovenia nos toco vivir las peores inundaciones de los últimos 100 años – por eso estaba mas verde que nunca esta Eslovenia que desde el punto de vista turístico es una joyita. Pero sobre Eslovenia escribiré en cuanto inaugure mi otro blog (si ya se lo tengo prometido desde hace rato, pero espero concretarlo pronto)